¿Cerradas o abiertas?

Si puedes elegir, ¿qué prefieres?
Recuerdo que no me gustaba dejar las puertas abiertas porque pensaba que alguien podría despertarme de un susto si me quedaba durmiendo.

Reconozco también que me encantaba el silencio y cerrar la puerta alejaba el ruido de mí.

Con los años mi idea sobre las puertas ha ido cambiando.

Todos sabemos que en algunos trabajos no tenemos opciones de dejar la puerta abierta o cerrada por el funcionamiento del centro o por las personas que tratamos.

Pero si pudieras elegir, ¿qué harías?

A mí las puertas cerradas y los despachos cerrados me invitan a no entrar. Por supuesto dejar la puerta abierta tiene consecuencias y es que todo el que pase se para, saluda, mira, pregunta…

Hay días que intento cerrar la puerta porque me digo a mi misma: Venga, actúa más formal y cierra la puerta. Pero lo hago y me da sensación de agobio. Sé que, a veces, hay que hacerlo porque lo que se habla es privado y no hay elección. Pero cuando tengo elección (la mayoría de las veces) mis puertas están abiertas. Para mí es una manera de inundar el centro de terapia.

Revísate a diario

Todavía recuerdo mis trabajos de plástica en el colegio. Aunque sintiera que estuvieran bien hechos necesitaba que mi profesor se acercara a decírmelo. La verdad que esto ,no solo me pasaba en colegio…
Creo que en la vida, necesitamos a alguien que nos diga que todo está bien o que vamos por el buen camino. Me gusta ser la que dice este tipo de cosas a mucha gente, aunque reconozco que, a veces, llego a casa con mil dudas en mi cabeza sobre cómo lo he hecho.
Considero la autocrítica como algo indispensable en nuestro trabajo. ¿He actuado bien? ¿He tomado una decisión basándome en lo correcto? Las dudas ayudan a construir nuestro yo profesional futuro y tienen una parte muy positiva. No dejéis de dudar…es un buen instrumento para crecer.

Welcome

Me parece curioso este impulso repentino de la Sanidad por la Humanización. Abrir la mente a nuevas propuestas que ahora suenan muy bien está genial por la parte que nos toca, pero…

Señores y señoras, soy terapeuta ocupacional y llevo trabajando así toda mi vida.

41087757_911347649070348_5966969094778388480_n

Montaña rusa de emociones

Me sigo sorprendiendo de las emociones que se pueden experimentar durante una mañana en un trabajo como el nuestro.

La decepción, cuando descubres que alguien en quien confiabas te ha engañado. La sorpresa, cuando una persona que nunca ha sido cariñosa te da un beso por lo bien que lo está pasando. La felicidad cuando dos personas te cogen de la cintura y se ponen a bailar contigo con toda confianza. El asombro, cuando esperabas tener algún percance con alguien y te regala un comportamiento estupendo. La desconfianza, cuando alguien te dice que va a saludar pero no dejas de mirar por si hace otra cosa. La admiración, cuando ves que alguien con mucho miedo es capaz de subirse a una atracción dejando todo de lado. El nerviosismo, cuando te pones a contar y te falta gente. La preocupación cuando el bus no llega a la hora que esperabas. La tranquilidad cuando todo ha salido estupendamente.

A veces trabajamos como si estuvieramos en una noria o una montaña rusa de emociones.

De todo ello me quedo con la frase que me dice mi cabeza automáticamente al llegar a casa después de un día duro: “Ha merecido la pena”

41725308_915151428689970_3567979450484129792_n

Caja de sorpresas

A veces las actividades son como una caja de sorpresas. Uno puede adelantar que se esconde dentro de la caja por el peso, el ruido o el tamaño pero hasta que no se abre es imposible adivinar todo lo que existe allí.

Estos días he tenido esa sensación.

Creo que hay una palabra clave: la implicación. La implicación se define como la participación o relación voluntaria en un asunto o circunstancia.

Pienso que la implicación ocupacional en las actividades está directamente relacionada con el nivel compromiso que cada uno adquiere cuando participa en algo. Cada persona elige el nivel que desea de responsabilidad.

Y aquí es donde encontramos la caja de sorpresas…uno encuentra cosas sorprendentes de personas que no se espera.

Creo que es importante que nunca olvidemos explorar porque no existen personas incapaces, sino actividades mal elegidas.

Saludos desde ocupaCreando.

42990382_923377094534070_2138533743608987648_n