Trotes

67299900_1109366299268481_3624024233916497920_n

Cada vez que llamaba a su puerta me abría con una sonrisa y me preguntaba si había desayunado. Yo la seguía mientras ella caminaba hacia la cocina con dificultad y se sentaba en una silla forrada en cuero color granate arañada por el tiempo.

Cogía con una mano el cazo de leche y lo colocaba en un plato encima de la mesa junto a las magdalenas de la tienda de al lado. No me extrañaba de que no se quemase porque esas manos eran las cicatrices de haber trabajado duro.

Ella me contaba muchas historias.

Una vez me dijo que no sabía muchas cosas porque no había ido al colegio. Yo le prometí que le enseñaría a escribir su nombre y los números del 1 al 10 para que pudiera utilizar aquel teléfono viejo que tenía en el salón. Ella no se veía capaz así que me miró y me dijo que no estaba para esos “trotes”.

Pero la vida le demostró lo contrario.

#terapiaocupacional #historiasdehaceaños#domicilios #mayores #pueblos #costumbres

Valiente

68688197_1106945469510564_906376689460707328_n

Tuvo el valor de contarme las cosas que se ahogan dentro de una misma esperando que le ayudara a flotar.

Yo veía en ella algo especial, pero a partir de ese momento, lo entendí todo.

Le pedí que me mirara y le dije:

– Escúchame y que no se te olvide: eres una valiente.

Y la abracé.

Y, por fin, ella se dio cuenta de que llevaba razón.

#historias #terapiaocupacional #casos #superación#aprendizaje

Imagen en los alrededores de Ribadesella(Asturias).

Nos llaman terapeutas

68328898_1105490166322761_2479494167693099008_n
Nos llaman terapeutas, cuentan que somos creativos, dinámicos y que no dejamos a nadie indiferente.

Parece que el hecho de compartir profesión hace que entre nosotros tengamos algunas cosas en común.

¿Alguna vez te ha pasado…

1. Tener algo en mente y buscar en el fondo de cualquier armario objetos que te puedan servir para crearlo.
2. Preguntar la fecha de hoy y no saberla tú.
3. Perder el celo.
4. Hacer una férula y que te salga un churro y volverla a calentar para que salga un churro mejor.
5. Encontrar el celo pegado en un lugar misterioso.
6. Molestarte si alguien te dice algún derivado de la palabra “entretener’ cuando pasa a tu sala.
7. Recomendar ejercicios de cálculo sin acordarte de las tablas de multiplicar.
8. Quedarte impactada con algunas cicatrices y disimular para que no lo parezca.
9. Visitar una exposición y que justo esa tarde no abran.
10. Perder un bus con un grupo y llegar más tarde de lo previsto.
11. Contar varias veces las personas del grupo, que te dé un número diferente cada vez, pero confiar en que están todos.
12. Odiar las batas blancas.
13. Amar las papelerías y las tiendas que tienen cositas pequeñas, de muchos colores y sin una utilidad definida.
14. Dar lecciones y consejos a todo el mundo porque todo el mundo te los pide.
15. Emocionarte con películas de superación personal.
16. No tirar cosas”por si acaso”.
17. Postponer el papeleo hasta que se pueda.
18. Firmar con tu nombre y al lado poner “T.O.”
19. Ver vídeos de YouTube para recordar cómo se hacen las transferencias.
20. Estudiar rodeada de colores y fluorescentes para que los apuntes queden monos.
21. Diseñar todos los decorados de cualquier fiesta temática o cumple.

¿Se os ocurre alguna cosa más para añadir a la lista?

#terapiaocupacional #ocupacreando

Despedidas

66396044_1089903847881393_351999331848421376_n
Soy más de “despedidas de soltera” que de “despedidas de trabajos”, pero, por lo que sea, la vida me lleva a lugares donde tengo que aprender a despedirme.

En esta ocasión repito despedida como a quien le dan la oportunidad de presentarse a un examen del que no se sintió orgullosa.

La semana ha sido intensa. Pero hoy ha sido el día en el que las miradas han cogido otra dirección y los silencios estaban más presentes que nunca.

Y allí estaba yo, como cada día, diciendo “Buenos días”. Pero con un tono diferente. Y te toca hablar.

Y te hablan y te toca escuchar…

Y entonces aparece lo que querías conseguir. Esa parte sana que tanta gente olvida y que tú ves cada día. Y son ellos los que te devuelven con sus gestos, palabras, abrazos y regalos lo que tú tanto les has enseñado. Porque esto es un intercambio. Un intercambio de emociones en el marco de una relación. Y si consigues ver luz donde hay oscuridad tienes el poder de hacer brillar a alguien.

Y entre flores, cajitas decoradas, bombones, una fiesta sorpresa y alguna lágrima se cierra otra etapa de crecimiento personal donde he descubierto que los cambios son muy duros al principio, pero nos ayudan a crecer y conocer a gente maravillosa. He aprendido a parar y darme cuenta de que una no puede llegar a todo aunque quiera. He entendido que hay épocas difíciles, incluso para una misma, pero pasan. He observado que la dureza de la coraza de muchas personas va en proporción a las ganas que tienen de que las acepten.

Y, entre lo bueno, lo malo, lo fácil y lo difícil, una se añade una lección a sí misma de cada persona que ha conocido.

Y este es el secreto del crecimiento personal y profesional. Los pequeños cambios producen grandes revoluciones.

Gracias.

(P.D: B. no llores)

#saludmental #ocupacreando #terapiaocupacional

Cambios

62173710_1067370520134726_587012228524277760_n

Podemos cambiar algunas de las cosas de cada día pero la base se nutre de rutinas que nos hacen girar regalándonos un sentido.

Esta semana he llenado algunas bolsas para donar ropa. Por fin me he deshecho de los “por si acaso”. Entre ellos he conseguido retirar unos tacones muy altos que sé que nunca me pondré desde hace años. He sentido algo raro al hacerlo. El apego a nuestras cosas útiles e inútiles es algo que me sorprende.
Creo que también siento apego por trayectos. Suena raro, pero me encanta hacer el mismo recorrido que cada semana me lleva a encontrar a mi gente en el mismo sitio. Voy por la misma calle y allí están. Al final, como siempre.

He creado apegos a determinados olores. Algunos me han sorprendido. Hace años odiaba el olor a laca “Nelly” hasta que descubrí que me recordaba a mi abuela. Y ahora me gusta. Por no hablar de que llevo usando la misma colonia unos quince años. Mis olores de siempre.

Ropa, trayectos, olores, personas…nos rodeamos de rutinas y de apegos que nos dan fuerza.

Y pienso en lo difícil que resultan los cambios.

¿Os habéis dado cuenta de que cuando se acercan momentos de incertidumbre nos agarramos a lo felices que somos con lo que tenemos?
Y en este punto nos encontramos a muchas personas en terapia ocupacional. Aferrados a lo que eran, como si no quisieran saltar de un barco que saben que se hunde. Con su equipaje “de siempre”.

Los entiendo.

He pensado que los cambios que ofrecemos como tan positivos, dan mucho miedo.

Y por eso tenemos que ser más conscientes de que lo que a veces pedimos no se acepte a la primera.

Porque a todos nos cuesta soltar el equipaje que hemos llevado siempre, aunque sean unos simples zapatos.

www.ocupacreando.com

#ocupacreando #reflexionesdeunaterapeutaocupacional

Apagando fuegos

65514698_1078692922335819_5807685482372399104_n

Pasamos la vida intentando ser perfectos hasta que descubrimos que ser perfectos es aceptar nuestra imperfección.

Ya hace mucho que se que tengo un problema con el papel de aluminio, los cables y los bichos babosos. No me gusta hacer gestiones y me situo al borde de odiar el papeleo por lo que todo lo dejo para el último día. Hay trabajos que me gustan y otros que me gustan menos. Asumirlo me costó su tiempo. A estas alturas de mi vida soy capaz de estar rodeada de gente y que varias personas se rían sobre algo que me caracterice. Hace unos años mínimo que les saco un dragón.

La vida nos va regalando golpes de realidad para que nos vayamos deshaciendo de la perfección y aceptando lo que somos de verdad.

Hace unas semanas terminé una serie. El último capítulo reflexionaba sobre qué habían conseguido los protagonistas en su vida. Me imaginé un resumen de la mia.

Entre lo que deseaba y lo que tengo muchas cosas se han cumplido. Pero sigo en proceso de aceptar la imperfección de mi vida.

Resulta que no he conseguido grandes cosas, pero he tenido la suerte de poder hacer muchas muy pequeñas.

Si tod@s nosotr@s sumáramos las pequeñas cosas que cada día hemos hecho por las personas a las que tratamos nos daríamos cuenta de lo grande que es nuestro trabajo.

Pasamos el día “apagando fuegos” de personas a las que les duele no tener identidad o que intentan recuperar la que tenían. Es un trabajo de valientes en el que, con una mirada, somos capaces de evitar la erupción de un volcán.
Estos pequeños cambios de muchas personas hacen que el camino propio tenga más sentido. Ayudar a buscar identidades nos ayuda a definir la nuestra. Aunque no deberíamos olvidar que la mejor identidad para nosotros y para otros, no es la perfecta, sino la que acepta la imperfección.

Sígueme en www.ocupacreando.com

Foto de mi viaje a Lanzarote.

#volcándeimperfección
#terapiaocupacional
#ocupacreando