Vértigo

 

Todos hemos observado el miedo en los demás o lo hemos sentido en nuestro interior, como un escalón al vacío en el estómago que no te deja mirar lo que hay abajo.

El miedo te avisa de que viene algo sobre lo que no tienes el control que sueles tener y coloca su tienda de campaña para quedarse unos días y observar qué pasa con unas palomitas en la mano.

Alguien me dijo una vez que cambiara la palabra miedo por vértigo. Porque el miedo paraliza, pero el vértigo…eso es otra cosa.

Así que, desde entonces, soy capaz de dar un paso más y asomarme al escalón del vacío mientras me emociono y pienso todo lo que me espera allí abajo…

Y esto, señoras y señores, se llama vértigo.

Feliz domingo.

ocupaCreando