Día de la poesía en tiempos de coronavirus

Sigo viendo oscuridad,
¿quizá es miedo?¿quizá frustración?
¿Por qué la ventana del mundo
llora odio y rencor?
¿Por qué nadie se desnuda el alma
con su propia pluma
para transmitir al mundo calma
de lo que aún no se cura?
¿Por qué seguir compitiendo en bandos,
si el mundo ha dejado de girar?
Si nadamos en el mismo lago
indefensos ante el azar.
Desde la ventana del mundo
veo anclas, en vez de remos,
veo llamas, en vez de agua
para apagar los fuegos.

Pero hoy, me asomo a mi ventana
y descubro un arco iris de sueños,
con todos los colores unidos
bailando en la dirección del viento,
y me pregunto:
¿por qué ahora, que ya no somos libres,
por qué ahora que todos estamos expuestos,
no convertimos el odio en cenizas
y reinventamos el valor de lo que es nuestro
construyendo un arco iris juntos
para ver mejor el cielo?