Crea tu tablero para entrenamiento de mano

12688119_484056085132842_8698248130674901329_n

Durante el proceso de rehabilitación de la mano es necesario contar con material para poder trabajar la fuerza y la sensibilidad, ya que ambas desempeñan un papel importante en el uso o la recuperación funcional de la mano.

OcupaCreando os presenta un tablero sobre el que podréis realizar diferentes actividades para entrenar fuerza y destreza manual. Podéis optar también por un espacio donde realizar una actividad de reconocimiento de diferentes texturas para trabajar la percepción táctil sin control visual.

MATERIALES
-Tabla de madera para cortar alimentos
-Cinchas de velcro adhesivo de dos caras: una servirá para pegarlas en el tablero y otra para rodear los objetos.
-Pegamento y tijeras.
-Diferentes texturas: fieltro, lija de diferente grosor, esponja, goma eva.
-Objetos de varios tamaños: un cilindro alargado y estrecho (por ejemplo un bote vacío de pastillas), goma de borrar plana, tornillo, fichas de ábaco sueltas con diferentes formas, esponja limpia salpicadero, etc.

Y AHORA, HAZLO TU MISMO/A EN CASA
-Coge la tabla de madera y pega en el lado derecho seis tiras iguales de velcro adhesivo.
-Recorta trozos cuadrados de lija, esponja tipo estropajo, goma eva y fieltro. Pégalos con pegamento en el lado izquierdo de la tabla.
-Recopila varios objetos pequeños con diferentes opciones de prensión y opciones de empuje.
-Rodea los objetos con la otra parte del velcro adhesivo.

NOTA:
-Los cilindros o cubos más grandes pueden servirte para trabajar fuerza manual global con la implicación de grupos musculares más extrínsecos.
-Las piezas más pequeñas trabajarán de forma más específica incluyendo grupos musculares intrínsecos.

Las actividades que se pueden llevar a cabo en el tablero son muy variadas, las dejaremos para próximas actualizaciones.

¿Preparados para crear?

Técnicas para realizar un entrenamiento en instrumentales

12688242_487396944798756_3547714927186085990_n

Existen diferentes técnicas que podemos usar para realizar un entrenamiento en actividades instrumentales:

– Role-playing: se hace un representación de una situación donde la persona escenifica la actividad que se le pide. 
– Modelado: el terapeuta muestra la conducta para que la persona la observe y la imite.
– Instrucciones: se explican qué es lo que se quiere conseguir y el modo de alcanzarlo.
– Moldeamiento: es una técnica mediante la cual se adquieren conductas ausentes o presentes muy vagamente en el repertorio conductual de la persona. Se van reforzando y aumentado progresivamente las acciones que se aproximan al objetivo y se extinguen las que se alejan.
– Encadenamiento: se forma una conducta que está compuesta de otras más sencillas que ya tiene la persona y se van reforzando sus combinaciones. Cada conducta es un eslabón de la cadena.
– Feedback y refuerzo: el terapeuta ofrece feedback inmediato sobre la ejecución, explicando qué está bien y qué no en la actividad que se entrena.
– Extinción: se trata de no reforzar las conductas no deseadas que realiza la persona.
– Control de estímulos: se activan lo estímulos que faciliten la producción de la conducta deseada y se eliminan los
que la impiden.
– Discusión: útil para hacer hincapié en una conducta y sus consecuencias y ventajas. Se intenta convencer a la persona de los beneficios a la hora de adquirir la conducta.
– Motivación: se trata de motivar durante el entrenamiento mediante refuerzo positivo, análisis de la evolución, refuerzo social y sentimiento de autoeficacia.
 Contrato conductual: se puede hacer un acuerdo escrito con la persona sobre los comportamientos que tiene que realizar. Se especifican las conductas meta y las consecuencias si se cumple y si no se cumple.

¿Psicomotricidad? Cosas a tener en cuenta.

Hoy os presento uno de los programas terapéuticos más satisfactorios que se pueden llevar a cabo desde el departamento de Terapia Ocupacional: el Programa de Psicomotricidad.

El objetivo general de esta intervención es que las personas con las que trabajamos tengan un mejor conocimiento y vivencia de sí mismos, a través de actividades que ponen en juego lo afectivo, lo cognitivo y lo motor.

La Psicomotricidad utiliza el desarrollo de la conciencia corporal y temporo-espacial como medio de desarrollo de los procesos cognitivos , de la comunicación y de la emoción aumentando el sentido de la realidad.

Los modelos o marcos de referencia psicomotrices basan su idoneidad terapéutica en la interacción entre la organización del movimiento y los aspectos mentales.

La utilización de esta integración holistica basada en la comunicación tónico-afectiva , postural y visuo-gestual, tiene como finalidad el desarrollo adecuado del equilibrio, tono, postura básica, praxias, imagen y esquema corporal con el objetivo de conseguir una mejor conciencia sobre la globalidad corporal trabajando de forma terapéutica y guiada los siguientes aspectos:

-Conciencia del propio cuerpo parado y en movimiento.
-Adaptación del tono muscular adecuado, que permitirá mejorar el estado del cuerpo, la postura y la armonía del movimiento.
-Trabajo de imagen y esquema corporal
-Trabajo de la relación tónica/afectiva con uno mismo y con los demás. Gestión de la modificación tónica.
-Expresión de la propia gestualidad.
-Interacción grupal y contacto con el otro.
-Trabajo del espacio y tiempo.
-Trabajo de la globalidad corporal y tolerancia al esfuerzo físico
-Trabajo de la lateralidad
-Respiración diafragmática
-Activación global
-Reeducar la percepción
-Trabajar a la par la esfera cognitiva.
-Reeducar la expresión corporal

Los objetivos van encaminados a la exploración del cuerpo parado y en movimiento.

Esta técnica nos permite reeducar la sociabilidad usando el cuerpo como medio de comunicación.

Os muestro aquí el trabajo que suelo hacer dentro de una sesión de Psicomotricidad, siempre teniendo en cuenta el nivel que tiene el grupo con el que trabajo:

  • Actividades de reeducación de la actividad tónica: ejercicios de actitud, equilibrio y de mímica, cambios de estado tónico imitando elementos u objetos, construcciones de figuras en parejas, coreografías dirigidas con pasos.
  • Actividades de reeducación de la actividad de relación: ejercicios de coordinación motora, uso de objetos, contacto interpersonal.
  • Actividades motrices globales: rítmica y movimientos asimétricos, disimétricos y contrariados.
  • Actividades de estiramientos en colchonetas con trabajo paralelo de imagen corporal.
  • Actividades de relajación en colchonetas, guiadas con música y trabajos de visualización.
  • Uso y aplicación paralela de música adecuada para cada actividad.
Espero que os sea útil.
Os dejo una imagen de terapeut@ imperfecta disfrutando de una sesión.
15726805_603185029886613_2376053023790121041_n

Comunicación y Role-playing

12803045_491018461103271_1098443141660266110_n

Esta semana en el programa de comunicación os presentamos una actividad en la que se ponen en juego las habilidades sociales y la narración de la historia ocupacional de cada uno.

HAZLO TU MISMA/O:

-Reparte folios y dicta este enunciado:

“IMAGINA QUE PUEDES TRABAJAR EN UNA EMPRESA HACIENDO LO QUE MÁS TE GUSTA. ¿QUÉ SERÍA?.
ESCRIBE UNA NARRACIÓN EN LA QUE CUENTES LOS ESTUDIOS QUE TIENES Y LOS LUGARES DONDE HAS TRABAJADO”

-Después de hacer este trabajo individual, coloca una mesa en el centro de la sala y simula que eres el encargado de la empresa y tienes que hacer una entrevista para un supuesto trabajo.
-La persona entrevistada tiene que llamar a la puerta y pasar con su papel en la mano para poder consultarlo si es preciso.
-Haz diferentes preguntas según lo que la persona te vaya contando, por ejemplo:

¿Por qué te interesa este trabajo?
¿Qué experiencia tienes?
¿En qué otros lugares has trabajado?
¿Cómo te consideras de responsable?
¿Qué disponibilidad tienes?
¿Qué virtudes presenta tu personalidad?
¿Qué cosas no te gustaría hacer?

IMPORTANTE: Comprueba que todos los participantes están preparados para una actividad de simulación tipo role-playing para evitar que se genere algún tipo de expectativa por una interpretación diferente de la realidad.

NOTA:
-Sigue el hilo de la conversación adaptándote al nivel de cada persona y busca información sobre lo que puedas utilizar en tu intervención.
-Observa la actitud corporal de la persona que tienes enfrente.
-Pregunta al grupo sobre el desempeño de cada uno y, como siempre, refuerza lo positivo.
-Después de decir lo positivo, incluye reflexiones sobre expresiones faciales, posturas corporales y/o comentarios que pueden modificar. Refuerza de nuevo lo positivo.
-Pregunta cómo se han sentido en la realización de la actividad.
-Esta actividad crea un clima más serio de trabajo. Todos se escuchan entre ellos, respetan sus turnos y sus historias vitales. Puede ser muy enriquecedor para el grupo.

 

El día que abandoné la mesa camilla…

oscuroRecuerdo que aquel día supuso para mi un antes y un después en mi recorrido profesional. 

Durante aquellos años de estudio siempre nos señalaron la importancia de trabajar los componentes de desempeño ocupacional para repercutir en las áreas ocupacionales.

Seguro que todo esto os suena mucho…

Durante unos años de mi trayectoria tuve la oportunidad de trabajar en domicilios. Valoraba cada caso, concretando qué dificultades presentaban a la hora de desenvolverse y me dedicaba a intervenir con actividades que se acercaran al objetivo o, al menos, eso pensaba yo.

Enseñaba los números a personas que no sabían marcar un teléfono, abría libros de fotografías para recordar nombres de familiares, trabajaba la fuerza de aquellas manos que necesitaban mejorar sus habilidades, cogía el ábaco para mejorar el desempeño de las pinzas, proponía actividades creativas de pintura adaptada para mayores, enseñaba a firmar, desabrochaba botones, dictaba recetas de cocina para que no se olvidaran, encajaba mosaicos, desatornillaba tornillos, entrenaba destrezas con una cuchara y una pelota, apilaba objetos, motivaba para lograr la confección de una manta o la pintura de un cuadro, llenaba una carpeta de trabajos para establecer rutinas y un sin fin de actividades más.

Todas tenían en común una cosa: la mesa camilla.

Esa mesa redonda con faldas gruesas que tanto abrigaba en invierno, dónde una persona, a tu lado, seguía las oportunidades que le ofrecías y exploraba su capacidad.

riegoPero al tiempo de trabajar estas cosas, me di cuenta de mi error: la virtud no estaba sobre esa mesa camilla, sino alrededor.

Empecé a descubrir oportunidades por todos los rincones de la casa: una simple visita por las estancias para alguien que empieza a olvidar dónde está la cocina, pegar unas fotografías de alimentos en los muebles, ordenar un armario, estar con alguien mientras se viste y apoyarlo diciendo qué mano tiene que meter primero, colocar un frigorífico caótico, cocinar un hervido en la cocina, regar las plantas del patio, estar al lado en el momento del afeitado, adaptar una ducha, entrenar la transferencia de la cama a una silla con y sin andador, andar en la cochera, subir y bajar escaleras, enseñar cómo alguien se puede girar en la cama y, sobre todo, salir a la calle, porque abría aquella puerta que para muchos era como una reja infranqueable y me colocaba en el otro lado diciendo : “Hoy vamos a compra el pan” “hoy vamos a la farmacia”, incluso en alguna ocasión “hoy vamos a ver a tu vecina”.

Y es que el día que dejé de lado aquella mesa y me centré en todo lo demás encontré el verdadero significado de la terapia ocupacional: la funcionalidad. Porque no hay mayor gratificación para una persona que volver a dominar su entorno otra vez y recuperar un trocito de lo que ha sido.

Y es que la virtud del terapeuta está en ver más allá de los componentes de la actividad y de una mesa camilla.

La virtud está en intentar crear oportunidades en el entorno, recuperar actividades, recuperar vida, recuperar rutinas y acercarnos lo máximo posible al verdadero YO de la persona con la que estemos trabajando.

Es hora de cocinar…

12832298_493458087525975_7017833801468605075_n

Un programa de cocina engloba una gran cantidad de actividades de las que poder obtener beneficios en nuestra intervención:

– Entrenamiento en la adecuada adquisición de alimentos y productos en el supermercado: manejo de máquinas de peso, interacción con la cajera, puesta en marcha de habilidades necesarias para realizar una compra, búsqueda de productos…
– Uso y manejo de dinero para la compra de los productos. Cálculo del cambio.
– Elaboración de menús para preparar en el grupo.
– Trabajo en equipo para reparto de tareas en cocina.
– Uso y manejo del material de cocina.
– Limpieza y manejo de enseres de cocina.
– Aprendizaje de las normas de limpieza e higiene dentro del contexto culinario.
– Preparación de las mesas para comer.
– Aprendizaje en el uso del horno y microondas.
– Entrenamiento en destrezas básicas de cocina: cortar, pelar, escurrir, batir, freír…

Las actividades en este programa se llevan a cabo de forma secuencial en el siguiente orden:

– Elección de un menú de forma grupal y explicación de la receta con toma de notas y archivo de ésta en una carpeta individual para el programa de cocina.
– Compra en supermercado de productos que consideren necesarios.
– Elaboración de la comida en la cocina del centro de forma grupal.
– Ingesta del menú elaborado y tertulia posterior.

Es hora de ordenar el armario…

13151694_515901495281634_3518866078390691285_n

Dentro de un Programa de Entrenamiento en Actividades Instrumentales podemos incluir, en caso de tener acceso, la actividad: Ordenar el armario.

Conseguimos de esta forma, a través de la actividad, trabajar: atención sostenida, orientación y, dentro de las funciones ejecutivas, la planificación, la toma de decisiones no automáticas, la detección de errores y respuestas nuevas….entre otras.

El orden que las personas con las que trabajamos mantienen o no dentro de su espacio personal puede darnos muchas pistas sobre su nivel real de desempeño y ejecución en la vida diaria, así cómo la percepción que tienen del mismo.

No existe un orden único para realizar esta actividad, pero sí que hay unas normas básicas para que se lleve a cabo de forma más adecuada.

Podéis empezar con una pequeña introducción con recomendaciones generales para ordenar armarios enmarcado dentro de un Programa, como hemos dicho, de entrenamiento en actividades instrumentales para la vida diaria.

En algunos casos observaréis cómo las personas consideran que su armario está ordenado, pero al abrirlo os encontraréis el armario como un “cajón de sastre”. En estos casos sería necesario negociar con la persona un orden ideal y hacerle ver la importancia de mantener las prendas colocadas, explicándoles el por qué de cada propuesta.

Hay que insistir en que no sólo es ordenarlo, hay que mantenerlo en el tiempo y acostumbrarnos a modificar hábitos mal establecidos.

Esta actividad incluye en líneas generales:

-Conocer las opciones de orden en armarios.
-Determinar los fallos en el orden y hacer propuestas de cambios pactadas con la persona.
-Enseñar a doblar camisetas, pantalones y jerseys.
-Aprender qué prenda de ropa es mejor colgar y qué prenda es mejor dejar doblada.
-Proponer actividades más sencillas para un determinado día, por ejemplo : “Tienes que ordenar este cajón de ropa interior para la semana que viene”.

Música para una sesión de cognitivo

13510816_531507120387738_4199157150326579689_n

Podemos hacer las mañana más dinámicas con la actividad que os presento a continuación.

Os animo a llevar a cabo esta actividad dentro de un: “Programa Cognitivo para la vida diaria”. Es aplicable para diferentes colectivos y crea un clima muy positivo.

Música, memoria auditiva y atención…Pon en juego este repertorio de conceptos y comprueba tú misma/o los resultados.

HAZLO TÚ MISMA/O:

– Elige canciones adaptadas al colectivo con el que trabajes y busca la letra.

– Tacha palabras al azar dependiendo del nivel de grupo.

– Reparte una copia de cada canción con las palabras tachadas.

– Explica que cada canción se oirá un determinado número de veces y que tienen que intentar escribir las palabras que faltan.

– Corrige las canciones en alto dando paso a varias personas del grupo.

Recuerda, canta, siente y disfruta del momento. Puede que te sorprendan las respuestas del grupo.

Vamos a hacer una historia

descarga

Una actividad para llevar a cabo dentro del Programa de Comunicación:

HAZLO TÚ MISMA/O:

– Elige al azar a seis o siete personas del grupo.
– Pide que, cada uno, escriba una palabra en la pizarra.
– Con la lista de palabras creada cada participante tiene que redactar una historia.
– Coloca las sillas en forma de círculo.
– Es hora de compartir y reforzar lo elaborado.

Escucha atentamente y observa la evolución en la redacción en comparación con historias anteriores.

Usa primero el refuerzo, después opina sobre qué pueden modificar y termina siempre diciendo algo positivo.

Pide opinión al grupo respecto al contenido de determinadas historias y úsalo también como apoyo.

Ejemplo de lista de palabras:

Prisión
Provincia
Inteligencia
Bicicleta
Bienestar
Voluntad
Salud

Collage o “Papier Colle”

La técnica artística papier collé (“papel pegado”) también conocida como collage comenzó con los artistas Pablo Picasso y Georges Braque.

Ambos utilizaron diferentes trozos de materiales que pegaban sobre una superficie: recortes de papel, fotografías, hule, etiquetas, trozos de revistas, etc. De esta forma las obras contenían un trocito de realidad creando la fusión arte-vida.

Con la técnica de collage puedes explorar y experimentar con diferentes materiales. A la vez que se pone en marcha la capacidad creativa de la persona, se trabajan las destrezas manuales.

HAZLO TU MISMO|A:

Utiliza los siguientes materiales:

– Tijeras
– Pegamento
– Cartulinas
– Revistas, telas, cartón, papel, periódico…

Pliega y rasga con los dedos. Corta con las tijeras. Crea tu collage combinando imágenes.

Más opciones:

Puedes hacer otro tipo de collage usando varios recortes de un mismo color para rellenar un determinado dibujo.

 

12924571_501583876713396_1463491736307487969_n

12920356_501586500046467_1293217282443790489_n
12924498_501580880047029_4673580816282979631_n