Expectativas

Sobre expectativas todos sabemos mucho…

Mi primer saludo al sol de yoga parecía más una película protagonizada por un robot haciendo la cucaracha.

Por no hablar de la primera vez que me subí a una heliptica en el gym…mi postura no tenía nada que ver con lo que imaginaba que estaba pasando.

Llamadme soñadora pero cómo nos vamos a olvidar cuando cogemos un trozo de barro de aquella mítica imagen de “Ghost” en la que el barro parecía fusionarse con las manos de aquella forma tan elegante.

Estamos llenos de expectativas para golpearnos con algunas decepciones.

Las expectativas quedan bonitas en la cabeza y, quizá, sin ellas, no nos atreveríamos a hacer la mayoría de las cosas que experimentamos.

No dejes de soñar aunque la realidad, a veces, sea menos bonita de lo que te gustaría.

El camino es muy largo para rendirse.

52035851_998132287058550_1022754845595009024_n