El valor de las pequeñas cosas.

Ser terapeuta ocupacional consiste en sacar el máximo partido de lo esencial.

Lo esencial de los materiales: cuando los tenemos descubrimos que podemos hacer magia con ellos y, cuando no los tenemos, inventamos, improvisamos y creamos para conseguir nuestro propósito.

Lo esencial de las personas: ¿qué es la esencia?. La esencia de alguien es lo que esa persona quiere llegar a ser o quiere llegar a hacer, lo invariable, lo que la hace ser como es. Lo demás, no es su esencia.

Partir de lo esencial para uno mismo nos muestra el verdadero camino. A veces, se ve. Otras es invisible y hay que buscar dentro de la persona para que sea capaz de verlo.

16300546_617848228420293_8735328673189498688_o

¿Cómo hacer un engrosador casero?

Todos los profesionales que nos dedicamos a mejorar la autonomía de las personas, sabemos que, al principio, una gran parte, pueden ser reacias al uso de ayudas técnicas y/o adaptaciones.

Por ello podemos contar con recursos rápidos:

-Realiza con la persona un engrosador casero siguiendo los pasos del vídeo que se muestra en la barra derecha.
¿Quién no tiene cinta aislante y papel de cocina en su casa?.

-Demuéstrale cómo se le da mejor comer. Para ello, prueba el engrosador con algo que imite diferentes tipos de comida: agua, un plato de arroz crudo, plastilina…

Una vez que la persona comprueba cómo la actividad se facilita, estará convencida de la necesidad de adquirir un engrosador.

¡Y a nosotr@s nos dará mucha alegría que pueda comer mejor!
Espero que os sea útil.

Se me olvidada ocupacreadores, también podéis probar con bolígrafos y lapiceros.

Queridos Reyes Magos:

Este año os pido muchas cosas. Me gustaría que cuando alguien me pregunte qué estudio o qué hago y le diga que soy terapeuta ocupacional, ponga cara de saber de qué le hablo y me conteste con un: “admiro tu trabajo”. Me gustaría también que, cuando en una reunión se hable de funcionalidad en la vida diaria, todo el mundo me mire a la vez y sepa que me toca hablar a mí. También quisiera que se cuente con más terapeutas ocupacionales en la Sanidad Pública, ya que me parece que se están olvidando un poquito de todo lo que podemos hacer en Hospitales, colegios y Ayuntamientos. Os pido trabajos con contratos donde ponga Terapeuta Ocupacional y con un sueldo digno en el sector privado que recompense el esfuerzo de nuestra formación continuada. Me gustaría también que nadie encasillara la terapia ocupacional en algo concreto y que las personas, de repente, conocieran todos los campos en los que trabajamos. Puestos a pedir, os pido que la gente deje de pensar que sólo entretenemos y que nos pagan por divertirnos, me gustaría que pensaran que somos grandes profesionales haciendo buenas programaciones o entrenamientos y que, pese a todo, siempre tenemos una sonrisa.

Para terminar, os pido fuerza y paciencia para luchar por todo esto; para, si me equivoco, hacerlo rápido y darme cuenta; para creer en las personas que voy a conocer en mis tratamientos y no olvidar que el mérito del verdadero progreso está en ellos mismos; para ser humilde siempre y nunca olvidar que nadie es más que nadie; para ser capaz de ponerme siempre en el lugar del otro sin juzgar ni opinar; para establecer relaciones terapéuticas más transparentes que enseñen a identificar que yo también siento y, de ésta forma, conseguir que ell@s sientan; para reconocer mis virtudes y mis defectos, mis aciertos y mis fallos y nunca rendirme en la búsqueda de la capacidad del que confía en mí como su terapeuta.

Fdo: ocupaCreando

¿Qué es eso de pintar a “Campanilla” y a “Cenicienta” con 65 años?

images_stories_campanilla_dis

Todos hemos visitado Centros de día o Residencias de mayores en alguna ocasión. Y qué emoción se siente cuando alguien te dice: “Ahora llegamos a la Sala de Terapia Ocupacional.

¿Sabéis de lo que hablo, verdad? Una sensación en tu cuerpo que se transforma en un pensamiento: “Tengo ganas de ver lo que hacen aquí”. Radar Terapia Activado. Y todos tus sentidos se abren para poder absorber cada cosa que veas y te guste como idea para tu trabajo.

Entonces abren esa puerta y pasas. Ya estás en Terapia. Te acercas con curiosidad a cada mesa y…te llevas la sorpresa:

¡Hay grupos de mujeres y hombres de avanzada edad coloreando dibujos estilo Disney!

A ver, no es que tenga nada contra este tipo de dibujos, es más: he pasado mi infancia con libros Disney, copiando dibujos, coloreándolos, haciendo figuras de escayola de personajes que me encantaban, construyendo montajes con papel para guardar lapiceros con esta temática. Recuerdo que en algún momento pensé en hacer un pequeño negocio de venta y compra de mis obras (la verdad que todo quedaba monísimo). Así que, me gusta el mundo Disney.¿A quién no?

Nos situamos con un poquito de teoría.

Como terapeutas ocupacionales podemos llevar a cabo un Programa de Creativo, en el que podemos trabajar:

  • Motivando a las personas hacia el descubrimiento de capacidades y habilidades creativas.
  • Facilitando la expresión de emociones.
  • Entrenando diferentes técnicas y materiales como medios de expresión.
  • Mejorando el autoestima, aumentando la motivación y potenciando el aprendizaje de cada persona.

Todo ésto, y otras muchas cosas. Dentro de la organización de un Programa de Creativo hay diferentes actividades. Podemos encajar la actividad: COLOREAR como una de ellas.

Hasta ahí todo bien.

Ahora toca buscar material para la actividad. Y aquí está la clave:

El material tiene que ser adaptado.

Es curioso pero, como terapeutas hablamos de adaptaciones de objetos y a todos se nos ocurren los engrosadores para poder comer, una pelota para poder sujetar un lápiz y otros tantos. Sin embargo, ¿qué pasa con la adaptación de las fichas de dibujos? Parece que en ocasiones se nos olvida algo tan importante y las salas de terapia terminan pareciendo guarderías de niños.

Seguro que algunas personas disfrutan coloreando dibujos Disney, pero ¿qué pasa con las que no? Mucha importancia a técnicas de Orientación a la Realidad, pero ¿les sentamos en una mesa con dibujos para niños? Paradójico pero real.

Dicho esto, os aconsejo que no os olvidéis de preguntar a la persona que hay en la mesa si le apetece pintar dibujos infantiles. En caso de que diga que sí, que le encantan y le parecen preciosos, ¡genial! Darle uno de estos dibujos.

Si dice que no, por suerte hoy en día, hay un sin fin de opciones de láminas de dibujos en Internet para adultos. Recuerdo que hace unos años era muy difícil encontrar material no infantil para colorear y tenías que hacer tus propios dibujos a mano de flores o bodegones (que era lo más socorrido) para que no parecieran de niños.

colorear

color2

En la actualidad las cosas han cambiado, incluso, desde hace un tiempo en España, que los adultos coloreen ¡está de moda!. Y es que colorear relaja y, cuidado…que puede llegar a ser adictivo. Yo misma tengo varios libros para colorear en mi casa, comprados o regalados por alguien que sabe lo que me gustan. Os aconsejo que os compréis alguno para poder sentir lo que hacéis sentir a los demás cuando proponéis este tipo de actividades. Hay una gran variedad, desde los ya conocidos Mandalas, a libros de historias o de paisajes.

Con este gran crecimiento, tenemos a un sólo click, cientos de dibujos para imprimir y usar en tu Programa de Creativo.

Mi conclusión es que, contando con los recursos que todos y todas tenemos hoy en día, creo que es muy importante:

Intentar limitar el uso de material infantil en personas mayores en las salas de Terapia Ocupacional.

El material debe ser adaptado a la persona, a la edad y a la patología. En caso de que se vaya a utilizar este material por cualquier circunstancia, hay que preguntar a la persona antes.

En caso de que mi opinión os parezca algo exagerada, sólo os pido una cosa: Cerrad los ojos e imaginaros con ochenta años, en un centro en el que quizá no quieras estar, sentad@ en una mesa y con un dibujo de “Campanilla” o “Cenicienta” delante vuestro.

No se vosotr@s, pero a mí, personalmente, no me gustaría.

¿Por qué nos molesta la frase: “Mira, qué entretenidos están…”?

img1459802851083¿Os sentís identificados con esta imagen?

Cuando eres Terapeuta Ocupacional y escuchas que alguien, al pasar por el pasillo de terapia se asoma y dice:

 “Mira que entretenidos están…”

Y,  en ese momento, uno de los personaje de Inside Out: la ira (una película que habla sobre las emociones) se apodera de tí durante unos minutos…

¿Por qué nos pasa ésto a la mayoría ?

Los compañeros, familiares y/o amigos no lo hacen a malas, en realidad, es lo que ellos perciben.

Y, entonces, ¿por qué me siento ofendida o molesta?

Hace unos meses, después de subir esta foto a la página de facebook ocupaCreando, se creó un hilo de conversación muy interesante. 

Con esta entrada, quiero trasladar mi opinión personal sobre la palabra más repudiada por algunas y algunos terapeutas ocupacionales: ENTRETENER.  

Es verdad que sentimos que no hemos estudiado para “entrener”, hemos estudiado para entrenar, capacitar, rehabilitar, reeducar y adaptar. 

Creo que todo esto tiene que ver con cómo se ve la Terapia Ocupacional en nuestra sociedad y cómo me gustaría que se viera

Resultado de imagen de tristeza inside oTodos hemos tenido trabajos más mediocres en los que no hemos podido sacar el máximo provecho de la profesión, sea por un colectivo muy deteriorado, un equipo muy reticente a los cambios, o un jefe o supervisor que no entiende el sentido verdadero de la terapia y limita nuestro quehacer. Todos estos límites son externos a nosotros, no podemos evitar encontrarlos y hay poco que hacer…¿o no?

Te pregunto: ¿Seguro que hay poco que hacer?

Vale pues tiramos la toalla…y termino esta entrada con resignación

Pero ¿qué hay de nuestros límites internos? Esos que nos ponemos nosotros a la hora de avanzar ante cualquier obstáculo con nuestros miedos, dudas e inseguridades sobre lo que hacemos; con nuestra búsqueda de una identidad profesional. Nos limitamos nosotros mismos y, en muchas ocasiones, no nos damos a conocer como nos gustaría ni en este trabajo, ni en este mundo. 

Es hora de cambiar algo. Podemos ser generadoras y generadores de cambio. Pero, tiene que salir de tu interior, tienes que creer en él y hay que ponerlo en práctica cada día en cada oportunidad.

Muchas compañeras psicólogas hablan de cómo, en la sociedad, las personas opinan sobre la Psicología y piensan que son “buenos psicológos dando consejos a los demás”. Otros tantos fisioterapeutas hablan de cómo todo el mundo habla y opina sobre dolencias, y, es que, en el ámbito de la rehabilitación todo el mundo sabe: “esto te pasa por aquello”.

No estamos solos en ésto. Nosotros, según hablan: “distraemos y entretenemos”.

Está claro que nuestras profesiones están expuestas a la opinión general y, en muchas ocasiones, no es la que deseamos, porque nosotros sabemos todo lo que tenemos que aprender y poner en juego cuando tenemos a alguien delante.

Como terapeutas ocupacionales, tenemos la oportunidad de vivenciar, junto a las personas que tratamos, muchos aspectos de sus vidas. Eso deja una huella imborrable en su memoria y en la nuestra. Y eso nos sitúa en una situación privilegiada como profesionales sanitarios.

Por supuesto que uno de los fines de la actividad es disfrutar y sacar brillo de lo que vemos dentro.

Pero pienso que entretener, como distracción, lo puede hacer mucha gente con un poquito de creatividad y empeño.

Diseñar actividades con una finalidad acorde con el nivel de la persona y su capacidad para conseguir unos objetivos terapéuticos y rehabilitadores es la función del terapeuta ocupacional.

Resultado de imagen de alegria inside out¿De quién es la responsabilidad de cambiar la visión de la Terapia Ocupacional en la sociedad? 

Por eso todas/os y cada una/o de nosotras/os debemos continuar mostrando al mundo qué somos y qué no queremos ser, qué es lo que hacemos y qué es lo que no hacemos.

Me encantaría poder vivir en un futuro en el que una niña o un niño fueran capaces de decir: “Quiero ser terapeuta ocupacional”. 

Llamarme soñadora, pero ¿y si todas y todos contribuimos a este sueño? Desde Residencias, Centros de Día, Universidades, Hospitales, Colegios, Asociaciones, Centros de Rehabilitación, Clínicas Privadas… Todo lleva su tiempo. Esa es la realidad.

Pero, mientras tanto, enseñemos y eduquemos al mundo en el verdadero significado de la Terapia ocupacional .

Lo demás vendrá rodado.