Ocio comunitario: ir al cine

 

13177551_513831962155254_8557742862059285946_nDentro de un programa de ocio comunitario podemos incluir la actividad de cine para llevar a cabo un entrenamiento inicial y conseguir que un grupo de personas sean capaces de planificar una quedada e ir solas al cine.

Podemos empezar planificando la actividad reuniendo el grupo y decidiendo qué película ver.

Es necesario tener en cuenta la duración de la película, ya que ésta puede condicionar la vivencia de éxito o fracaso de la actividad según la tolerancia de cada persona.

Sería bueno hacer con el grupo una estructura del horario de la actividad, dejando por escrito aspectos como:

-Hora de quedar y lugar.
-Cosas que podemos llevar al cine y cosas que no podemos llevar.
-El trayecto del bus urbano para la ida y para la vuelta.
-El presupuesto total de la actividad.
-Hora de regreso.

Estas referencias sirven de apoyo para el grupo y, sobre todo, para personas que no han realizado nunca una actividad de este tipo.

Debemos tener en cuenta diferentes aspectos para la selección de las personas que participen en esta actividad, entre ellos, podemos destacar la capacidad de mantener la atención y permanecer sentado en la butaca durante la duración de la película
(atención sostenida, tolerancia a los tiempos de actividad)

En caso de que éste último no sea posible por motivos como, por ejemplo, ir al aseo, debemos asegurarnos que las personas conozcan el camino de vuelta a la butaca.

Una vez allí, sería necesario indicar:

-Dónde se encuentra la taquilla.
-Dónde está el aseo.
-Dónde mirar el número de sala, el horario de cada película y el número de fila y butaca.

La vivencia de esta actividad suele ser positiva.

Crear un espacio a la salida del cine para comentar aspectos de la película y contrastar opiniones puede ser muy enriquecedor.

El objetivo último es conseguir autonomía en la planificación y desempeño de la actividad de cine, enmarcada en un programa de ocio comunitario, por parte del grupo con el que se ha llevado a cabo el entrenamiento.

Marcapáginas de papel

Dentro de un Programa de Creativo os presentamos una actividad de fácil desempeño con un buen resultado final.

Podemos proponer a las personas con las que trabajamos utilizar los marcapáginas como regalo a sus familiares o como uso personal.

Hazlo tú mismo:

-Cada participante del grupo colorea un modelo diferente de dibujo.
-Cada modelo se divide en cuatro o cinco trozos con una regla y un rotulador negro.
-Recortamos los marcapáginas de papel y los pegamos en una cartulina de color. Recortamos de nuevo.
-Plastificamos los marcapáginas en una tienda o con forro de libros o celo grande.

 13151657_515610798644037_2859589370192807365_n 13221513_515610775310706_8954954497577231868_n

Ejemplos e ideas para murales grupales

12687853_485016638370120_7467117196210594695_n 12717168_485017485036702_7368018774923506666_nDentro de un Programa de Creativo podemos llevar a cabo actividades que necesiten la implicación de unas cuatro o cinco personas.

Compartir material y espacio en una propuesta común consigue motivar más a las personas en el desempeño.

Como terapeutas ocupacionales debemos observar cómo se desenvuelve la persona dentro de la actividad recopilando datos como:

– Interacción con compañeros
– Nivel de iniciativa sobre propuestas
– Calidad del trabajo real/opinión personal
– Tiempo de desempeño
– Sentimiento de satisfacción
– Valoración de la propia capacidad

Aquí os dejamos una muestra de murales llevados a cabo de forma grupal utilizando papel contínuo, rotuladores, pintura acrílica y papel de seda.

13418882_524950944376689_8916362470880266933_n

13315389_524950871043363_2732276983991994568_n

13315708_524950887710028_2421205020116668056_n

13335559_524950961043354_8123357838224740153_n

13344645_524950857710031_7944548388530960363_n

13407156_524950831043367_7892611694113837672_n

Mucho más que pintar con números

Dentro de un Programa de Creativo podemos poner en juego, como complemento de la actividad creativa, componentes cognitivos, como por ejemplo: la atención.

Según el criterio que se tome en cuenta se puede hablar de diferentes tipos de atención. De acuerdo a los mecanismos utilizados por el individuo se puede hablar de atención selectiva, sostenida y/o dividida.

En esta actividad nos centramos en la atención sostenida, que se da cuando una persona necesita permanecer consciente sobre los requisitos para llevar a cabo una determinada actividad y poder desempeñarla durante un largo periodo de tiempo.

HAZLO TÚ MISMA/O:

  • Imprime las tres láminas para dar a elegir a los componentes del grupo.
  • Haz un listado del 1 al 7 con la correspondencia de cada número con un color en la pizarra.
  • Cada persona tiene que pintar la lámina que elija.

La actividad puede acabar cuando se pinte la lámina o, si lo deseas, puede continuar de esta forma:

  • Cada persona tiene que recortar de forma libre cada lámina pintada.
  • Corta un trozo grande de papel continuo y lleva a cabo un mural grupal donde se fomente la creatividad. Propón que cada persona recorte su dibujo como quiera y lo pegue en el lugar que más le guste.

Os animo a trabajar este tipo de actividades para favorecer un entrenamiento progresivo en atención y observar la evolución de las personas con las que trabajamos desde el inicio de la intervención hasta el final.

Os muestro algunas imágenes de la actividad:

13432422_531184903753293_4800367981666006011_n

13537683_531185190419931_5008139325955939754_n

13501547_531185247086592_8144271641052284489_n

13537732_531187647086352_404031579188463186_n

13533235_531187797086337_6678996916884410617_n

13522017_531187823753001_487613056635571028_n

13557903_531187900419660_3756648474671861275_n

Enseñando a vivir: entrenamiento en instrumentales en el entorno.

Entrenamiento en Actividades de la Vida Diaria.

Las actividades instrumentales de la vida diaria se definen como aquellas destinadas a la interacción con el medio, que son a menudo complejas y que generalmente su realización es opcional.

Otras denominaciones son: actividades de la vida diaria avanzadas, AVDI o Instrumental activities of daily living (IADL) en inglés.

Os muestro algunos ejemplos de entrenamientos en instrumentales en el entorno.

13557933_533467773525006_7020919549063213888_n

13567028_533467593525024_7901797450029341756_n

13567290_533468413524942_5598651132541301084_n

13592166_533468093524974_1914211403014273083_n

13599953_533467523525031_2784113742983460561_n

13606470_533468226858294_3342000299684521675_n

13612289_533467660191684_596036662026585267_n

La importancia del análisis de la actividad en la Intervención basada en la Ocupación.

13770388_538360989702351_534817075352038626_n

Para iniciar el entrenamiento en una actividad tenemos queanalizar las partes de la misma. Esta división en unidades más pequeñas será nuestra guía para avanzar durante las sesiones de Terapia Ocupacional.

Las demandas para llevar a cabo una actividad incluyen:

  •  Los objetos y sus propiedades
  • Demandas del espacio (entorno físico).
  • Demandas sociales ( entorno social y contexto cultural)
  • Secuencia y ritmo de ejecución.
  • Acciones y Habilidades requeridas.
  • Funciones requeridas y estructuras corporales necesarias para llevar a cabo la actividad.

El terapeuta ocupacional debe ser capaz de analizar las actividades que utiliza como tratamiento.

La actividad es la base de nuestra profesión.

Os muestro un recopilatorio de imágenes tomadas durante un entrenamiento en la actividad:

“HACER LA COMPRA EN SUPERMERCADO”

Historias de vida, historias de Terapeutas Ocupacionales

san-to¿Quiénes de vosotras y vosotros no las tenéis?

Ese niño encantador que te miraba tan contento por haber ganado una “carrera de cucharas”.

Esa señora que, con una sonrisa, sacaba fuerzas de donde fuera para sacarte aquellas fotos en blanco y negro de su familia del mueble más alto del salón.

Esa chica a la que conseguiste sacar de casa después de tanto tiempo sin salir.

Ese chico que fue capaz de vivir en un piso a pesar de sus dificultades.

Esa mujer que te repetía cada día lo importante que era tu apoyo para continuar.

La cara de aquel chico cuando, por fin, pudo coger el vaso.

La expresión de aquella hija cuando vio a su padre levantarse sólo de la cama.

Esas personas que, sin quererlo, te hacían brillar más.

Historias de vida.

Historias de Terapeutas Ocupacionales.

Minnesota Rate of Manipulation Test

Es un test estandarizado para la medición de las capacidades manipulativas.

En sus comienzos se aplicó en la selección de personal para la industria; con los años,ha sido utilizada en los departamentos de terapia ocupacional para valorar la discapacidad en la destreza y en el desempeño vocacional.

El Test de Minnesota mide la destreza manual fina y gruesa, siguiendo cinco modalidades de ejecución: colocación, rotación, desplazamiento, rotación y colocación con una y con dos manos.

El tiempo que tarda la persona en realizar la prueba es el dato que se toma como variable dependiente.

A continuación unos vídeos sobre su aplicación.

Evaluación Fugl Meyer (FMA)

La Evaluación Fugl Meyer (FMA), propuesta por Fugl-Meyer et al en 1975, es una escala que se puede utilizar para la investigación y la clínica en rehabilitación de miembro superior.

La FMA mide la recuperación motora en datos objetivos. Se considera una de las evaluaciones más completas para cuantificar el deterioro motor tras un accidente cerebro vascular (ACV).

Se divide en cuatro dominios:
Función motora (movimientos voluntarios y reflejos de las extremidades).
Equilibrio.
Actividad sensorial.
Movilidad articular y dolor en las articulaciones

Cuenta con 113 itmes. Cada items se puntua con 0, 1 ,2 de menor a mayor funcionalidad. La puntuación total es de 226 puntos.

Se recomienda formación específica en la aplicación de esta prueba. La duración es de 30 o 45 minutos.

En este enlace podéis ver más sobre la FMA.

https://www.youtube.com/watch?v=0eGS4K0Y59o