Volver

Llevo mucho tiempo sin desnudarme con palabras por aquí. Y no será por cosas que contar.
Muchos cambios han llegado en estos meses y no sólo a través de la maternidad.
Como sabéis, por fin dejé a un lado la vida de ínterina para incorporarme a mi plaza. Cuando salieron los destinos no había nada en mi ciudad y tomamos la decisión de mudarnos a mi pueblo para estar más cerca de mi nuevo trabajo.
Volver, como si eso fuera fácil.
Una vuelve sí, pero vuelve tan diferente.
Calculo que han pasado unos diez años de mi ausencia en la que dejé atrás una vida tras un portazo y empecé a caminar en otro sentido.
Os aseguro que no pensaba volver. Aunque también os digo que ahora las cosas han cambiado.
Digamos que estoy en otro momento, aunque os confieso que si en otra etapa de mi vida hubiera tenido que hacer esto, pues quizá me lo hubiera pensado.
Siento que ahora paseo por mi pueblo de otra forma. Cómo es posible que nunca me haya parado tanto a mirar las casas, las calles, las puertas, las paredes…
Muchos rincones esconden recuerdos de historias que me cuesta traer a la memoria. Como si el tiempo de forma aleatoria hubiera borrado con una goma fragmentos de imágenes que intentan dibujarse.
Hay lugares que no me traen bonitos recuerdos. Quizá por cómo era yo. Quizá por cómo era la gente. Es curioso sentirte así por cosas que ya no existen.
El tiempo que estemos aquí voy a intentar acercar a mi hijo a todas las cosas que me hicieron feliz, como pasear por el pinar de al lado de casa de la abuela o jugar con la arena hasta que los zapatos pesen.
Es lo bueno de los pueblos.
Lo malo es que estoy lejos de gente a la que echo mucho de menos. Y eso cuesta.
Lo cierto es que aquí vamos a sumar tiempo con la abuela y el abuelo. A tenerlos cerca. Que tu madre te pueda traer un tupper lleno de rollos, no tiene precio.
Durante la baja de paternidad me incorpore temporalmente para ver cómo era eso de criar y trabajar. Pf. Creo que nunca he tenido tantas cosas ocupando espacio dentro de mi misma. Ni tanto sueño. Ni tantos fallos mentales. Menos mal que la supervivencia hizo lo suyo para que aquel caos se fuera superando cada dia.
Y mientras valoraba de casa en casa, que es lo que hago ahora, observaba vidas de personas tan diferentes y, a la vez, tan iguales.
Todas cargadas de ese “ser” de mi Mancha profunda con sus rutinas de barrer la puerta de la calle a primera hora, de lavarse por partes, de no querer molestar a familiares y de tener el baño en el patio.
Tras esta experiencia, decidí volver a casa otra vez a seguir con mi pijama y mi alfombra de juego regalando un poco más de tiempo a mi hijo. Eso sí, con unas ojeras que daban miedo.
Cada vez son menos los minutos que faltan para volver a ese caos. Tic Tac.
Y aquí seguimos.
Con nuestra rutina de maletas cada dos por tres para disfrutar de otros lugares. Claro que sí.
Celebrando la vida con buenos vinos, que si una cosa tiene mi pueblo son muy buenos vinos.
Ah y un carnaval para presumir. Por cierto, este año no he tenido dificultad para convencer a la gente para disfrazarse, porque ya iba yo con pareja.
Vale, ya no uso libretas de vida. He tenido que bajarme una app. Porque el tener tiempo , digamos que ha dejado de ¿existir?
La puntualidad no es mi fuerte en este momento y ahora, a parte de mil artilugios cuando salgo, llevo una frutería encima para poder ir a comer a algún sitio (por cierto, hacer el BLW me ha encantado)
El que era nuestro coche ha pasado a un segundo puesto y ahora nos coge todo en el maletero y no parecemos un mercadillo movil ¿Algún día aprenderé a llevar menos cosas?
Hemos hecho una nueva versión de jueves que no está nada mal…porque las cosas buenas de la vida tienen que continuar vayas donde vayas.
Ya podemos decir que a los nueve o más bien casi diez meses empezamos a usar el carro y dejamos la mochila para cosas puntuales (querida Sra. Manduca, has sido lo más útil de mi maternidad, todo lo contrario a la cuna)
En menos de un mes ha pasado un año de aquella sensación de romperme por dentro. Sigo sintiendo que ni mi cuerpo ni mi alma se han recuperado de tanta intensidad. Como si todo esto no fuera verdad. Como si alguien le hubiera dado al botón de reproducir más rápido en mi vida.
Lo miro, me miró, nos miro y pienso, ¿cuando ha pasado todo esto?
Pues ni idea. Pero lo importante es que ha pasado.H

asta la próxima.

Espero no tardar casi un año en escribir otra vez.
Sandra.

Emociones de T.O.

Me sigo sorprendiendo de la cantidad de emociones que se pueden experimentar durante una sola mañana siendo Terapeuta Ocupacional.
La decepción, cuando descubres que alguien en quien confiaste te ha engañado.
La sorpresa, cuando una persona que nunca ha sido cariñosa te da un abrazo inesperado.
La alegría cuando dos personas te cogen de la cintura y se ponen a bailar contigo con toda confianza o alguien ha mejorado.
El asombro, cuando esperabas tener algún percance con alguien y te regala un comportamiento estupendo. La desconfianza, cuando alguien te dice que va a hacer una cosa, pero no dejas de mirar por si hace otra.
La admiración, cuando ves que alguien está superando sus miedos.
El nerviosismo, cuando te pones a contar y te falta gente o llegas tarde a un grupo o reunión.
La preocupación cuando algo no está saliendo como te gustaría.
La tranquilidad cuando, de repente, todo fluye.
Si lo piensas, trabajamos como si una montaña rusa manejara nuestras emociones a su antojo.
Tú, como yo, sabes que los días grises existen. Es bueno romperse de vez en cuando para reflexionar.
Qué magia tiene la Terapia Ocupacional que nos guía como un faro e intensifica nuestra vida sin darnos cuenta.
Y, así, una vive más intenso. Más presente.
Más consciente.
Más viva. ❤️

#ocupacreando
#diadelaterapiaocupacional
#terapiaocupacional
#terapeutaexistencial
#ocupacreando
#diadelaterapiaocupacional
#terapiaocupacional
#terapeutaexistencial 

 
 
 

MOTIVACIÓN DE T.O.

Pienso en lo diferente que es el estado de mi cuerpo cuando salgo de casa bajando las escaleras y cuando llego subiéndolas.
Porque el cuerpo pesa quizá un poquito más.
Reconozco que hay días que me da miedo pensar que dejo una parte muy grande de mi en un lugar que quizá no sea mi lugar.
“Llegará el día en el no te impliques tanto”, me han dicho tantas y tantas veces…
Y busco dar forma a esa frase en el laberinto de mi mente, pero acabo abriendo puertas que al final, sólo me alejan más de ella.
Es posible que algún día encuentre un disfraz en el que esconderme para empezar a no sentir.
Pero ese día, no llega.
Y, mientras tanto sigo sintiendo una explosión de motivación con ideas, proyectos, técnicas objetivos y actividades que revolucionan mi mente cada día con el ánimo de creer que esa energía puede contagiar a muchas personas.
A día de hoy, os aseguro que no he conseguido que todo me de igual.
Hay días que llego agotada de tanto pensar y pensar.
Y me pregunto si ha merecido la pena.
Pero en el fondo, sé con certeza que sí.❤️

#ocupacreando
#diadelaterapiaocupacional
#terapiaocupacional
#terapeutaexistencial 

Lágrimas de T.O.

 

Pues sí, se llora.
Se llora por pensar que las cosas deberían ser de otra forma pero no se puede hacer nada.
Se llora por impotencia.
Se llora después de situaciones incómodas que te han hecho sentir poco valorada.
Se llora por frustración.
Se llora tras intentos de diálogos que se quedan en nada.
Se llora por injusticias que saltan a la vista de todos.
Se llora por respeto cuando conoces vidas tan difíciles que duele oírlas.
Se llora por personas que no ven las cosas como tú y no sabes por qué.
Se llora por admiración cuando alguien lucha y supera sus circunstancias con una sonrisa en la cara.
Se llora por despedirte de lugares y personas que te calaron hondo.
Se llora por soledad. Por incertidumbre.
Se llora por despedirte de personas que se han ido de este mundo y te dieron grandes lecciones.
Se llora al ver que las cosas, por fin, han cambiado.
Se llora por ver sufrir a alguien.
Se llora al ver que alguien lo ha conseguido.
Se llora a solas o en refugios de personas que te entienden.
Se llora en los baños, en los despachos, en casa.
Y es así como todo se coloca.
Y, poco a poco, las lágrimas tienen menos cabida.
Y no es que sientas menos. Es que has sentido mucho.
Y estás tranquila porque ya no intentas convencer ni demostrar.
Y, por fin, te sientes libre.
Y crees tanto en lo que haces que sabes que nada ni nadie apagará tu luz.
Y recoges tus viejas lagrimas para leer lo que tenían escrito.
Y, sólo así, te das cuenta de lo mucho que has aprendido. ♥️

Lo imprescindible para tu bebé en esta etapa es:
💛La cara de su mamá
💛El olor de su mamá.
💛La voz de su mamá.
No es necesario mucho más pero, a continuación, te escribo varias cosas que me han servido de mucho:
🔵MUY IMPORTANTE‼️Ponerlo boca abajo: es la mejor actividad que puede hacer tu bebé. Al principio muy poco tiempo y, conforme vaya tolerando la postura, ir aumentándolo. Verás que en unos meses estarás comprando otra alfombra de juego o colchoneta porque la primera se quedó pequeña. Deja que tu bebé se mueva libremente y disfruta mirándolo.
🔵Palo de lluvia: estimula a nivel auditivo y visual al bebé captando su atención de una forma mágica. Aunque empezó en casa, acabó en el coche, porque descubrimos que servía para evitar el llanto.
🔵 Láminas y juguetes en blanco y negro: es importante que se coloquen en un lado o en otro, no en el centro justo encima del bebé. Podemos colocar el bebé en el suelo y estimularlo usando la cara de mama primero y luego alguna lámina en blanco y negro.
🔵Las cintas de arco iris tipo warhol nos ofrecen muchos colores y movimiento.
🔵Sonajeros para hacer ruidos a su alrededor que harán que mueva su cabeza.
🔵Mucho ruido blanco, hay peluches con varios sonidos y canciones.
🔵Salir a la naturaleza para:
🌿Ver las hojas de los árboles moverse.
🌿 Sentir el aire en la cara.
🌿 Oler plantas aromáticas.
🔵Más adelante➡️ pelota tipo Montessori con fácil agarre.
🔵Más adelante➡️ sonajero adaptado para que pueda manipularlo sin hacerse daño al moverlo.
Y por supuesto mucho de esto:
✔️Piel con piel
✔️Porteo.
✔️Sonreirle.
✔️Hablarle para explicarle qué vamos a hacerle.
✔️Cantar.
✔️Abrazarlo mucho.
✔️Masajes y presiones en cada zona de su cuerpo.
✔️Mecerlo y moverlo en diferentes posturas.
✔️ Regular el nivel de estimulación sensorial día/noche.
Ten cuidado y NO:
✖️Intentes sentarlo con cojines.
✖️Ofrecezcas los objetos directamente en la línea media, es mejor enseñárselos a los lados.
✖️Sacudas al bebé bruscamente, puede ser peligroso.
Recuerda que:
♥️Lo estás haciendo genial y no hay mejor madre para tu bebé que tú.

El tacto es el primer sentido que se desarrolla. El bebé necesita que alguien de fuera le aporte la sensación de los límites de cuerpo para ir dibujando poco a poco la forma que tiene en su cerebro y, de esta forma, moverse mejor. Y no hay mejor manera para ello que abrazar y tocar.
Para ello es importante:
🔵Mantener contacto piel con piel todo el tiempo que se pueda.
🔵Llevar a cabo masajes.
🔵Tocar cada parte de su cuerpo insistiendo, sobre todo en cara, manos y pies, incluso dedo por dedo, con ligeras presiones de nuestras manos.
🔵Abrazarlo, envolviéndolo en nuestros brazos en diferentes posturas y con diferentes niveles de intensidad.
🔵Dar toque ligeros con diferentes ritmos en zonas del cuerpo como la espalda.
🔵Portear al bebé.
🔵Utilizar momentos como el baño para que su piel entre en contacto con agua, toallas, cremas…
Los estudios científicos nos demuestran que:
💛Abrazar vuelve a tu niño más inteligente. Así, como lo oyes. Los estudios muestran que niños en orfanatos donde raras veces los abrazaban tienen severos déficits cognitivos.
💛Desencadena la liberación de oxitocina que estimula hormonas de crecimiento especiales, por lo que ayuda al desarrollo físico desde temprana edad. 
💛Ayudan al desarrollo emocional.
💛Reducen los niveles de hormonas del estrés, que según estudios, son negativos para la vida adulta y ayuda a los niños a fortalecer su resiliencia.
💛Aunque el contacto con la madre es más efectivo para disminuir el dolor, el contacto físico de otros cuidadores o del padre tienen los mismos beneficios que el de la madre.
Así que:
✖️No es bueno que esté tanto en brazos.
➡️Cuánto más aferencias sensoriales aportemos a nuestro bebé, más oportunidades de que se cumplan todos los beneficios que hemos descrito anteriormente.
A parte podemos decir que:
♥️Nos hace sentir muy bien.
♥️Ayuda a integrar una mejor imagen corporal.
Crear un vínculo con tu bebé a través del tacto es algo que, como hemos visto, le ofrece muchas ventajas, además de la sensación de seguridad y protección.
Y, ¿existe algún regalo mejor que un lugar de calma? Yo creo que no.

#ocupacreando #crianza #tacto #terapiaocupacional
#mamaterapeutaocupacional