Abandonarnos

He vuelto a intentar ver una serie de misterio basada en los libros de una escritora española. Pensé que, ya que no pude leerme el libro porque me metía demasiado en la trama, verlo en formato tele sería una buena idea.
Esa misma noche soñé que buceaba con personas que se hundian en el agua, como un trozo de seda lo hace en el aire, mientras rozaban mi cuerpo.
Sigo sintiendo una sensación extraña mientras escribo esto, como si de alguna forma, lo de bucear, hubiera pasado.
Supongo que mi ocurrencia estaba al nivel de aquel día que decidí echarme laca en la cara para fijar mi maquillaje.
Lo de la laca ya es historia, menos mal, gracias a mí M. que un día, después de que P. me hiciera un vídeo inmortalizando mi proeza para enchufarme «Nelly» en el rostro, me dijo: «San, sabes que venden productos para fijar el maquillaje, ¿Verdad?»
Pues no tenía ni idea, la verdad.
Pero siguiendo con lo anterior, voy a sacar a la luz que fui una apasionada del terror en mi adolescencia. En Canal 4, la tele de mi pueblo, siguen retrasmitiendo un vídeo «gracioso» en el que una niña de 13 años cuenta a la cámara que está leyendo «Misery». Era yo. Y daba miedo.
A mis cuarenta, el suspense empieza a sentirse molesto en mi interior. Como si mi cuerpo no tuviera necesidad de estar en una alerta contínua por algo que no me pertenece.
Hace tres años que dejé de ver las noticias. Alimentar mi mente de desgracias e injusticias me generaba una sensación de podredumbre por dentro. Sentía que un néctar pegajoso de odio ajeno me traspasaba la piel dejándome una semilla. Lo tuve claro.
Supongo que la laca me hacía el mismo mal que ver terror, series de asesinatos o las noticias, aunque en su defensa siempre pensaré que rociarme aquel producto era una forma de sumergir mi pituitaria en una dosis de abuela para que mis neuronas se conectaran a través de abrazos.
Supongo que según transcurre la vida, huyes o buscas lo que quieres según lo que estás dispuesta a sentir.
Cada vez tengo más claro que hay que cuidar lo que vemos, lo que olemos, lo que tocamos y lo que escuchamos, a pesar de que, a veces, haya que decir adiós a algo que nos encantaba en el pasado.

AuthorOcupaCreando

Mi nombre es Sandra Martínez Lacoba. Soy Terapeuta Ocupacional con formación especializada en Psicomotricidad en la Escuela Internacional de Psicomotricidad. Master en Terapia Ocupacional Aplicada. Técnico especialista en Atención Temprana. Llegué a iniciar los estudios de Grado de Psicología en la UNED durante un par de años, pero lo dejé a un lado para retomarlo en otro momento de mi vida. A estas alturas llevo a mis espaldas muchas horas de formación. Desde el año 2004 mi vida ha sido una mezcla de diferentes trabajos empezando en el sector privado y pasando a la Red de Hospitales y Administración Pública. He trabajado en Neurología, Geriatría, Salud Mental, Rehabilitación Física, Intervención Domiciliaria, Psicomotricidad y en Patología Infantil. Durante este tiempo he participado en la coordinación de proyectos, charlas puntuales en Universidades y Jornadas, y he publicado más de un artículo nacional. Tengo que añadir que he sido opositora en mi región durante los últimos años, hasta que en diciembre 2020 conseguí firmar mi primera plaza en la Junta de Comunidades de Castilla- La Mancha de valoradora de dependencia. Tras esto tuve la suerte de tomar también posesión en el SESCAM. A finales de 2023 tomé una decisión importante y abandoné el SESCAM para incorporarme de Estimuladora en el Servicio de Atención Temprana del Centro Base de la Junta, lugar que me ha enamorado desde el primer día. Desde hace ocho años me encargo de la página: www.ocupacreando.com y mi página de Facebook, con 25K seguidores, y de Instagram con 5K con el mismo nombre, donde publico información relacionada con el mundo de la Terapia Ocupacional. También puedes verme en mi canal de YouTube.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.